La importancia de un buen sonido en la producción de eventos o conciertos : La mesa de mezclas

A la hora de realizar el montaje técnico del sistema de sonido para un evento o concierto es primordial prestar atención a una de sus partes centrales: la mesa de mezclas. Este elemento supone el “corazón” de este sistema, el sitio desde el cual controlaremos todos los aspectos del sonido del acto. Quizás a veces es algo donde por cuestiones presupuestarias se escatima o no se le da la importancia que debe.

La importancia de un buen sonido : Actos que fracasan por su culpa

Todos en algún momento hemos asistido a un evento cuyos problemas con el sonido han hecho que el resto del trabajo se desmerezca: volumen insuficiente, dificultad para entender a ponentes o conferenciantes, problemas de acoples o saturación de sonido, reparto del sonido en el espacio desigual, etc. El sonido es un factor fundamental en la organización de cualquier evento y forma parte de los elementos audiovisuales necesarios para que un evento cumpla con los objetivos planteados.

Escoger siempre la última tecnología para el mejor sonido: mesas digitales Yamaha

En el mercado audiovisual actual hay un amplio abanico de posibilidades en el campo de las mesas digitales de mezclas. Por supuesto, estas mesas han ganado definitivamente la batalla respecto a las analógicas por su comodidad, calidad de sonido, flexibilidad para configurar distintos tipos de necesidades, etc.

La necesidad de producir festivales, conciertos o cualquier otro evento en muy poco espacio de tiempo y por parte de una misma empresa o un mismo equipo técnico hacen imprescindible mezcladoras de altas capacidades que les permitan algo tan lógico como almacenar diferentes configuraciones en función de los diferentes montajes con los que están trabajando.

En Soundline contamos con el modelo CL 5 de Yamaha para grandes producciones

Una mesa plenamente testada y con grandes resultados en todas nuestras producciones. La serie de mesas de mezclas digitales CL de Yamaha representa un nuevo nivel de refinamiento. Estas mesas ofrecen una experiencia de mezcla avanzada y accesible, junto con una pureza sonora y funciones de modelado de sonido que darán al técnico más imaginativo una libertad creativa sin precedentes. Nuestros técnicos de sonido pueden de estar manera trabajar con la mejor herramienta que unida a su experiencia y profesionalidad consiguen el mejor resultado.

Un tamaño más compacto sin renunciar a las grandes prestaciones: el modelo QL 5

El modelo que por ejemplo acompaña a nuestra banda The Gafapasta en toda su gira 2018. Una mesa todo-terreno capaz de mover producciones y conciertos de manera totalmente profesional en un modelo fácilmente transportable. En las mesas de mezclas digitales compactas de la serie QL se han condensado  funciones y prestaciones esenciales heredadas directamente de la serie CL, entre las que se incluye un sonido natural, procesadores de calidad excepcional, y ofrecen prestaciones de mezcla, procesamiento y enrutamiento “todo en uno” para sonorizaciones a pequeña o mediana escala de actuaciones en directo, actos corporativos, intervenciones habladas o instalaciones fijas, entre otras.

producciones con mesas digitales yamaha
La Yamaha QL5 de Soundline que acompaña a The Gafapasta en su actual gira

¿Cómo comunicamos las mesas de mezclas Yamaha con el resto de equipo de sonido en cada concierto o evento? : El protocolo de audio en red DANTE

Este protocolo de audio en red DANTE está siendo incorporado por casi todos los fabricantes en sus mesas de mezclas digitales. En el caso de las consolas de la serie CL y QL de Yamaha, la comunicación entre el RIO y la consola se hace mediante esta conexión. DANTE soporta hasta 512 canales de audio, pudiendo gestionar cada consola hasta 24 RIOs. Toda la información relativa al audio digital y a su gestión se transmite por un solo cable, a través de IP, con conectores ethercon.

Cuidar todos los pasos en una producción, el objetivo de Soundline

En este artículo solo nos centramos en las mesas de mezclas, pero como parte de “un todo” en el que hay que cuidar hasta el más mínimo detalle. En producciones costosas, con personal técnico especializado, y con mucho en juego, no se puede desmerecer el resultado final porque en alguno de los pasos se escatime en utilizar los mejores medios disponibles.