Soundline desarrolla un sistema para el control del exceso de ruidos en fiestas y celebraciones

La empresa albaceteña SoundLine ha desarrollado una plataforma on-line donde se monitoriza en tiempo real el exceso de ruido mediante la instalación de unos limitadores de sonido.

Esta plataforma es un sistema ideal para ferias, fiestas patronales y eventos en los que hay que conjugar en los espacios públicos el derecho al ocio, el descanso de los ciudadanos y la prevención de la contaminación acústica.

El sistema incluye un análisis del espacio donde se realiza el evento, tras los cual se instalan una serie de limitadores en sitios estratégicos que permiten monitorizar en tiempo real el nivel de ruido de los puntos de control a través de una plataforma on-line.

Cuando se exceden los límites de ruidos fijados la plataforma genera un informe automáticamente que se remite a la autoridad competente para poder actuar de la forma que proceda en los puntos que han rebasado los límites fijados. La auditoria y el sistema de control de ruidos finaliza con un completo informe de todas las incidencias detectadas una vez concluido el evento a los organizadores y responsables de los festejos.

Este sistema ya ha validado su eficacia el pasado año en la Feria de Albacete, declarada de Interés Turístico Internacional, donde el sistema de control del ruido, contó la instalación de un total de 18 limitadores que permitió unificar la emisión de música en todas las carpas de la zona joven, reduciendo sensiblemente el ruido ambiente en general y reduciendo las reclamaciones por exceso de ruido presentadas al Ayuntamiento a prácticamente a cero.

Junto con esta plataforma existen sistemas con indicadores acústicos también pueden utilizarse en colegios, guarderías, hospitales, centros públicos o empresas de producción fabril con riesgos de contaminación acústica. Los indicadores activarán sus luces, mostrando un intuitivo mensaje: verde cuando el volumen de las conversaciones y resto de emisiones acústicas están dentro de los niveles adecuados, amarillos cuando comienzan a sobrepasar, y rojo cuando existe un constante y molesto ruido, lo que permitirá realizar las acciones necesarias para rebajar éste a los niveles de tolerancia saludable.