Trabajamos con el Sistema Dugan Automixer para micrófonos

En nuestro campo de trabajo, como en otros muchos, la apuesta por la calidad en el servicio lo es también por el compromiso de ofrecer las soluciones más innovadoras a nuestros clientes. Como hemos hablado en otros artículos de nuestro blog, muchas veces la diferencia entre el éxito y el fracaso en la producción de un gran evento estriba en la utilización de los mejores médios técnicos del mercado. Un equipamiento profesional, fiable, y de última generación, se convertirá en un seguro para esos momentos en los que nada puede salir mal.

Soundline tiene ya una amplia experiencia en asambleas o eventos corporativos e institucionales. En muchos de ellos se realizan mesas redondas o conferencias con varios intervinientes a la vez. Todos sabemos cómo el riesgo de tener problemas de sonido, acoples y desagradables sensaciones, aumenta conforme lo hace también el número de micrófonos que simultáneamente han de estar abiertos. A veces incluso los ponentes están en movimiento y a distancias muy cortas del equipo de sonido de la sala o espacio.

El primer paso es fundamental: contamos con la gama más profesional de micrófonos de diadema de Sennheiser. Microfonía con tecnología inalámbrica que ofrece las mejores prestaciones. Además, el siguiente paso, utilizamos la última gama de consolas digitales de Yamaha. Dependiendo de la embergadura del evento, desde las series TF, pasando por la serie QL,  y para las propuestas más importantes las mesas de mezclas de la serie CL.

Siempre mejorando: Sistema Dugan de mezcla automática de micrófonos

Aspirando a mejorar todavía más el sistema, en Soundline ya utilizamos también el sistema Dugan de mezcla automática de señales microfónicas para estas consolas Yamaha. Las mesas de mezcla de la serie CL y QL de Yamaha incorporan una tarjeta Dugan con capacidad para gestionar hasta 16 canales microfónicos a 48 kHz u 8 canales a 96 kHz. Su objetivo es mejorar el trabajo habitual del técnico de sonido directo en situaciones donde se han de mezclar varias fuentes provenientes de múltiples micrófonos, como representaciones teatrales, eventos, debates, etc.

En muchos de estos eventos no se conoce el orden de intervención de los participantes, de modo que el técnico de sonido desconoce en qué momento y con qué nivel va a intervenir cada uno de los interlocutores. Aunque el técnico sea muy experimentado no tiene una previsión clara de qué nivel de señal va a entrar por cada canal de micro.

El concepto de este sistema no es nuevo y fue diseñado por el americano Dan Dugan hace ya casi 40 años. Sin embargo, con los avances tecnológicos actuales y la posibilidad de implementarlo a nivel de software con una inversión económica asumible, es ahora cuando nos lo encontramos en las empresas punteras de producción audiovisual para eventos. El sistema Dugan funciona gestionando las ganancias de los canales de entrada, no los volúmenes, en función de la interpretación que realiza de lo que está sucediendo en los propios canales de entrada; de esta forma, la relación señal ruido se mantiene más alta. Se realiza una distribución de ganancia entre todos los canales microfónicos para mantener el nivel adecuado de la mezcla final de éstos, reduciendo así el nivel de ruido de fondo y disminuyendo considerablemente la posibilidad de que aparezca realimentación —y por ende, los temidos acoples— en cualquiera de ellos.

Aunque pueda parecer un sistema parecido al tradicional trabajo con puertas de ruido y umbrales para la señal del micrófono, es algo que va mucho más allá, consiguiendo un resultado muy natural y armonioso.